Niños realizan la Primera Comunión en la Catedral de Arecibo

Con mascarillas, medidas de distanciamiento social e higiene, las diferentes parroquias de la Diócesis de Arecibo han celebrado la Primera Comunión de los niños de la Catequesis parroquial.

Hoy le tocó el turno a los niños de la Catedral San Felipe Apóstol, a quienes el Rector de la Catedral, el Padre Adrián Jiménez les enfatizó “que no sea la única comunión”.

Durante la homilía el Padre Adrián citó el ejemplo del Papa San Pío X, que siendo niño deseaba poder comulgar, pero en aquella época no estaba permitido a los niños este sacramento. Preguntando de niño a su sacerdote por qué no podía recibir a Jesús, el sacerdote le dice que le pregunte al Obispo y aquel Obispo le respondió: “Cuando seas Papa, tú vas a cambiar esa regla”. El niño creció y en efecto, se ordenó sacerdote y con el tiempo, fue nombrado Papa. Una de sus primeras gestiones fue permitir que los niños, luego de una adecuada formación, puedan comulgar.
“Este año la Pandemia nos obligó a hacer las cosas de una manera diferente. Pero vemos como en años anteriores la Primera Comunión se centraba en la fiesta, en lo exterior, olvidándonos de lo interior”, predicó el Padre Adrián. Al respecto, recordó a los padres y padrinos el compromiso de continuar acompañando a sus hijos a la Misa, llevándolos con su ejemplo a seguir acercándose a Jesús.

El llamado a seguir acompañando a los niños a Misa después de la Primera Comunión ha sido consistente en las diferentes celebraciones. La voz de los diferentes sacerdotes ha sido unánime en recordarle a los padres la responsabilidad que tiene para con las palabras de Jesús: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos.» (Mt 19,14).

Los comentarios están cerrados.